10 claves para desarrollar tu proyecto fotográfico personal

por Rosa Isabel Vázquez 22/09/2014

Rosa Isabel Vázquez

El proyecto personal es, para quienes nos sentimos implicados artísticamente con la fotografía, la manera de expresarnos y contar al mundo aquello que necesitamos compartir.

No todos los fotógrafos sienten esta necesidad y, si este fuera tu caso, no debes preocuparte porque posiblemente lo que sucede es que todavía no has llegado a ese punto en tu trayectoria. Es mejor dejar fluir los acontecimientos de manera natural y no forzarlos porque precisamente la creación de un proyecto debe ser algo personal y propio de cada uno. Si realizamos proyectos sólo porque pensamos que debemos hacerlo, no será un acto sincero y, por tanto, no estaremos construyendo nada de valor.

Pero si estás justo en ese momento en el que sientes que debes mostrar algo al mundo, aunque quizá aún no sabes muy bien cómo, este artículo puede resultarte muy interesante.

No hay una única forma de desarrollar nuestro trabajo, cada uno lo hace a su manera y así debe ser. Pero es cierto que, a menudo, mis alumnos me consultan acerca de cómo afrontar un proyecto y el aportarles una guía les facilita seguir sus propios pasos de una manera mucho más lógica, firme y ordenada.

En este artículo abordo, de forma introductoria y a través de diez pasos, las claves fundamentales para desarrollar un proyecto fotográfico. Espero que os resulte útil y enriquecedor y os ayude con vuestra obra personal:

1. Busca un tema que te toque, algo que verdaderamente te haga levantarte de la silla. Si no estás muy motivado con el tema de tu proyecto, será fácil que abandones a la primera dificultad que se te presente. Si lo que tienes es una verdadera necesidad de hablar de ello porque te sientes implicado de manera muy profunda, seguro que sigues adelante pase lo que pase.

Piensa que un proyecto puede versar sobre cualquier cosa: un recuerdo, un lugar, personas vinculadas a ese lugar, el vacío producido por la ausencia de esas personas, un sueño que tuvimos o que nos contaron, una emoción, un viaje, un hecho histórico o una intención… y podría seguir indefinidamente porque los temas nunca se terminarían.

Si no tienes claro sobre qué hacer tu proyecto, mira a tu alrededor. Observa tus fotos, tus libros, tu música o tus películas favoritas. También las personas que tienes cerca. Todo lo que te rodea está hablando de ti y de tus motivaciones; a veces, tenemos las mejores ideas frente a nosotros pero nos cuesta verlas.

2. Investiga. Si vas a hablar sobre un tema, lo ideal es que aprendas todo lo posible sobre él. Documéntate y aprende lo necesario para ser capaz de construir todos los escenarios posibles que conviven en él. Así, podrás elegir el punto de vista que de verdad se ajuste a tu forma de entender las cosas. Busca también otros autores (de cualquier disciplina: escritores, pintores, también fotógrafos) que hayan trabajado sobre ello y analiza sus obras.

A estas alturas, ya estarás en posición para poder hacer una reflexión profunda y llegar a ciertas conclusiones que te permitirán escribir una breve definición de tu proyecto. Cuando seas capaz de describirlo de forma breve y concisa, significará que ya tienes claro lo que quieres contar y estarás preparado para afrontar las siguientes fases.

3. Aprovecha tus conocimientos y, si no sabes algo, apréndelo. Es lógico que cuando dominamos cierto tipo de fotografía, nos inclinemos a trabajar con ella en nuestros proyectos. Es normal y no tiene nada de malo, todo lo contrario, estamos aprovechando nuestras fortalezas, les sacamos partido.

Pero, de igual manera, si nuestro proyecto nos está pidiendo el empleo de una técnica que desconocemos o que no controlamos, no es algo que deba desanimarnos. Los fotógrafos nunca dejamos de formarnos y es una oportunidad estupenda para aprender algo nuevo. Y, ya que nos ponemos, hagámoslo bien, en profundidad, de manera que lleguemos a dominarlo perfectamente.

4. Planifica y calendariza. Por experiencia propia, sé que, si los proyectos no se planifican, se corre el peligro de que alguna de las fases se alargue más de lo debido. Por ejemplo, cuando buscamos información sobre la temática que estamos abordando, es muy probable que encontremos cosas muy interesantes y un hilo infinito del que tirar. Si no le ponemos fin en algún momento, podemos pasarnos años investigando sin haber hecho una sola foto. Y no olvidemos que se trata de un proyecto fotográfico.

Esto no significa que haya que apresurar las diversas etapas, en absoluto; de hecho, la prisa es el principal enemigo del proyecto de calidad. Lo que significa es que debemos tener un cierto control sobre los tiempos de ejecución, que nuestro proyecto no muera por quedarse anclado en alguna de las fases de la que no sea capaz de salir. Se trata, en definitiva, de no perder la perspectiva de lo que estamos haciendo.

5. Moviliza los recursos necesarios. Debemos ser ambiciosos a la hora de ejecutar nuestros proyectos y no conformarnos con cualquier cosa sino conseguir, de la manera más fiel, aquello que tenemos en mente. Esto nos va a llevar, muy posiblemente, a tener que movilizar recursos para poder hacer realidad nuestras ideas.

Quizá necesitemos modelos o cierto atrezo o un lugar determinado en el que fotografiar. Es posible que tengamos que contar con asistentes, alquilar equipo, transporte, preparar un catering o conseguir un permiso de algún tipo. Y, para que todas las piezas encajen perfectamente, tenemos que pensarlo todo muy bien y prepararlo con antelación.

No te desanimes si tus recursos económicos son escasos porque seguro que dispones de otros, de índole más personal, que puedes utilizar: amigos, familia, amigos de vuestros amigos o personas que estén interesadas en algún tipo de intercambio pueden ser de gran ayuda. Las producciones de bajo presupuesto pueden no estar nada mal si incluyen altas dosis de optimismo, simpatía y, sobre todo, creatividad.

6. Selecciona las fotos que, como conjunto, cuenten mejor tu proyecto. Lo importante es que la elección de imágenes sea consistente, que verdaderamente transmita aquello que quieres compartir.

Uno de los peligros a la hora de seleccionar son aquellas fotografías a las que nos sentimos ligados sentimentalmente por cómo fue la experiencia de tomarlas o las que sabemos que funcionan muy bien porque ya han obtenido algún premio o reconocimiento. Nos sentiremos muy tentados de incluirlas aunque realmente no encajen bien en nuestro proyecto. Llegaremos a forzar e incluso a justificar su presencia pero cualquier entendido que vea el proyecto desde fuera rápidamente se dará cuenta de que chirrían y de que están perjudicando el conjunto. Esto nos lleva directamente al siguiente consejo.

7. Busca otra opinión. Cuando miramos nuestras propias fotos, realmente estamos viendo mucho más que imágenes. Estamos reviviendo el momento de su toma, todas sus implicaciones y sus consecuencias. Por eso, nos resulta tan difícil ser objetivos con nuestro propio trabajo y, por el mismo motivo, se hace tan necesaria una opinión objetiva de una persona ajena a nuestra obra.

Pide consejo a alguien entendido que te despierte confianza y que pueda darte su visión, siempre de manera constructiva, sobre tu proyecto. Asistir a visionados de portfolios puede ser una manera de recibir feedback de un experto situado fuera vuestro círculo de confianza.

En cualquier caso, las opiniones no dejan de ser el punto de vista de otra persona; las decisiones finales siempre tendremos que tomarlas nosotros.

8. Elige el soporte ideal para tu proyecto. Hay trabajos que, desde su gestación, van dirigidos a ser mostrados en un determinado soporte. Otros, más flexibles, permiten su adaptación a diferentes formatos.

En cualquier caso, debemos elegir cómo presentaremos nuestro trabajo y es una decisión que debemos tomarnos muy en serio, pues condicionará su visionado. ¿Un libro, una web, un multimedia, una exposición? Y esto nos llevará a nuevas preguntas: por ejemplo, si hacemos copias, ¿qué papel? ¿qué acabado?¿qué enmarcado? Son muchas las cuestiones a las que tendremos que dar respuesta y lo mejor es contar para los detalles técnicos con el apoyo de algún experto que pueda asesorarnos. Pero, una vez más, la elección final siempre debe ser nuestra e ir acorde con nuestro estilo.

9. Trabaja duro. Los grandes proyectos de los fotógrafos más reconocidos no son tan buenos por casualidad. Richard Avedon dedicó 5 años a fotografiar la América más profunda, tomando 17.000 placas de las que salieron los 123 retratos que conforman “In the american west”. Stephen Shore recorrió Estados Unidos durante años para construir su “Uncommon places”, una obra de referencia. El esfuerzo, la implicación y el trabajo son ingredientes imprescindibles para obtener una obra de verdadera calidad.

El universo está lleno de grandes ideas que nunca se llevaron a cabo. No basta sólo con encontrar un gran tema, ni siquiera con tener talento; la paciencia y la dedicación son necesarias para que todas las fases de un proyecto culminen de manera satisfactoria.

10. Confía en ti y cuéntalo a tu manera. Uno de los consejos más valiosos que puedo dar es el siguiente: la mejor forma de diferenciarnos es ser uno mismo.

Piensa que cada uno de nosotros somos individuos diferentes, con una genética y una serie de experiencias vitales exclusivas que nos permiten interpretar el mundo de una manera singular. A menudo, desoímos nuestro propio instinto porque preferimos seguir el camino que ya está marcado; muchas veces, incluso de manera inconsciente. Personalmente, creo que vale la pena arriesgarse y no ponernos límites. Dejarnos llevar por nuestra intuición será la mejor manera de marcar la diferencia y de aportar algo nuevo, personal y único a través de nuestros proyectos.

 

SOBRE LA AUTORA:

Rosa Isabel Vázquez. Fotógrafa y docente, es la coordinadora del área de Autor y Proyectos de La Máquina, Escuela de Especialización Fotográfica. Forma, junto a José Antonio Fernández, el colectivo artístico Rojo Sache. Su trabajo ha recibido más de 80 galardones internacionales y ha sido expuesto en galerías y museos de diferentes países del mundo (España, Francia, Italia, Reino Unido, Alemania, Argentina, Estados Unidos y China) y participado en eventos como PhotoEspaña, Voices Off, en el Photo Festival de Arles (Francia), Padova PhotograPhia (Padua/Italia) Photissima Art Fair (Torino/Italia) o la Biennial of Fine Art & Documentary Photography en Málaga Entre los galardones nacionales, destacan 10 Premios Lux (Premios Nacionales de Fotografía Profesional).

También desarrolla una importante labor divulgativa a través de artículos, libros, conferencias, visionados y cursos especializados de fotografía en materias como el lenguaje fotográfico, la gestión de proyectos o el paisaje contemporáneo. Además, trabaja como visionadora, comisaria y asesora independiente de proyectos fotográficos.

Rosa Isabel Vázquez Google+

Cursos relacionados:

*Curso el Proyecto Fotográfico Personal (anual)
*El proyecto personal (fin de semana)
*El proyecto personal en el contexto del paisaje (fin de semana)
*Lenguaje Fotográfico y Composición (fin de semana)
*Lenguaje Fotográfico (d0s semanas)

*Visionados individuales y asesoría de proyectos (cita individual)

Desarrollar un proyecto personal de calidad requiere una enorme implicación

Etiquetas: proyecto fotográfico, proyecto personal, Rosa Isabel Vázquez

Categorizado en: Tutoriales

8 comentarios

  • me encantan tus fotos, tienen esa fuerza que transmiten el conocimiento sin duda eres una gran artista. saludos

  • Carolina, el 18 abril, 2015 a las 21:13 dijo:

    Hola me ha incentivado mucho tus consejos sobre proyectos fotográficos. Me gustaría poder acceder a los talleres y cursos que dictas, vivo en Colombia y soy una apasionada y amo la fotografía de paisajes. Un abrazo

  • Rosa Isabel Vázquez, el 19 abril, 2015 a las 18:16 dijo:

    Hola, Carlolina.
    Muchas gracias, me alegra de que el artículo te haya servido.
    Respecto a los cursos, si tienes pensado venir a España, los imparto en la escuela de fotografía La Máquina de Madrid.
    Mucha suerte y un saludo muy cordial,
    Rosa

  • Esther Gonzalez Zaera, el 23 septiembre, 2016 a las 07:49 dijo:

    Me ha caido este artículo justo cuando empiezo un proyecto sobre un mundo y una forma de vivir muy particular, una vida errante, y me emociona sobremanera. Totalmente de acuerdo con tus consejos de los que tomo nota en especial al que hace referencia a la edición del trabajo. Me cuesta muy mucho desligarme de esa implicación en cada fotografía, es de las cosas mas duras y que mas me alteran. Gracias guapa, por cierto, que nos conocimos en el Formentera Fotográfica del cual formo parte. Magnífica ponencia. Besos.

  • Rosa Isabel Vázquez, el 24 septiembre, 2016 a las 08:37 dijo:

    Hola, Esther. Me alegra que el artículo te haya resultado útil. Es cierto que la edición es complicada por nuestra implicación con lo fotografiado, por eso es importante ser capaces de tomar cierta distancia con las imágenes antes de lanzarnos a editar. Deja pasar algún tiempo antes de hacerlo y te será más fácil. ¡Mucha suerte con tu proyecto! Un abrazo

  • Buenas! Me interesa mucho hacer el curso de Lenguaje Fotográfico y Composición de fin de semana y no puedo la fecha que está convocado. ¿Habrá otro? Un saludo y gracias

  • La Máquina, el 21 octubre, 2016 a las 12:44 dijo:

    Hola, Isabel. Este curso se volverá a convocar el 25 y 26 de marzo. Gracias por tu interés y un saludo muy cordial!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>