Jose Antonio Fernández evalúa la actualización del Flash Profoto B1 al B1X

por La Máquina 18/06/2017

b1 vs b1x

Jose Antonio Fernández, profesor y coordinador del área de iluminación en La Máquina, prueba y evalúa el nuevo Flash Profoto B1X, comparándolo con su antecesor, el B1, que presenta diferencias respecto a apariencia física, batería, luz de modelado y sistema HSS. Todo ello manteniendo el precio de la primera versión.

Jose Antonio Fernández es experto en iluminación fotográfica, reconocido por sus profundos conocimientos técnicos y didácticos. Hace ya varios años que imparte cursos de iluminación con flash de mano en La Máquina, Escuela de Especialización Fotográfica, y ha sido testigo de la evolución tecnológica y de las distintas tendencias técnicas del fotógrafo profesional. Es especialmente reconocido su libro, Sin Miedo al Flash, obra de referencia en el que explica todo aquello que se puede hacer con este tipo de luz.

Si quieres saber las diferencias entre el Flash Profoto B1 y el B1X, ¡no te pierdas este vídeo!

El flash de mano fuera de la cámara (colocado en un pie de iluminación), se puso de moda hace unos años. Ahora, una vez afianzados los avances, se pueden usar multitud de modificadores de luz como paraguas, ventanas, conos, nidos y un largo etcétera, con una sencilla rótula adaptadora haciendo que el flash de mano sea el estudio portátil. La moda se convirtió en una manera de resolver situaciones de forma sencilla y agradable y, en la actualidad, se considera una herramienta más para fotografiar.

flash de mano con snoot

Flash de mano con rótula adaptadora y cono.

¿Cómo se adaptó el flash de estudio a la moda del flash de mano?

La evolución tecnológica de los equipos de flash de estudio giró radicalmente hacia nuevos modelos portátiles con tecnologías más parecidas a las de los flashes de mano, quizá porque, en la supuesta moda de los flashes fuera de cámara en el campo, los equipos de estudio podían ofrecer más potencia, autonomía y una cobertura mayor para utilizar modificadores de gran tamaño (paraguas y ventanas grandes). Sin embargo, los flashes de mano ya tenían una tecnología, hasta ahora, poco común, para los equipos de estudio: El modo TTL (medición del destello de luz a través de la cámara al pasar por la lente) que permite trabajar de una manera automática, fácil y rápida (aunque a veces poco precisa), el sistema HSS (alta velocidad de sincronía) para utilizar el flash con velocidades de obturación rápidas sin los problemas de la cortinilla y la sincronización, destellos de muy corta duración que hacían las delicias de los fotógrafos de alta velocidad, y posibilidad de varios disparos seguidos con potencias medias o bajas, gracias a los circuitos IGBT que mantenían el condensador con reservas de capacidad.

Profoto fue una de las primeras marcas en apostar por la tecnología de flashes de estudio llevados al campo, creando una línea de productos denominados OFC (off camera flash). Además, introdujeron en sus modelos la tecnología HSS y TTL, los destellos de corta duración para congelar la acción y la capacidad de disparos seguidos, es decir, adaptaron equipos más grandes y potentes al modo de funcionamiento de los flashes de mano. Ahora, la diferencia entre un flash de estudio con batería y uno de mano puede ser, únicamente, la potencia y la cobertura (si obviamos el peso y las dimensiones).

profoto b2

Profoto B2, una de las opciones portátiles.

Nuevo Profoto B1X

Recientemente, Profoto ha sacado al mercado una nueva versión del B1, uno de sus productos más vendidos de los modelos “Off Camera Flash”. El B1 es un flash que trabaja arropado por 500W, con una antorcha del mismo tamaño que sus hermanos de estudio, una batería de gran autonomía, una luz continua de modelado con tecnología led, un control de potencia de destello que va de 2 a 10 (8 pasos de rango desde la mínima a la máxima en décimas de potencia), un modo denominado “freeze” para destellos de corta duración, y la tecnología para trabajar, además de manualmente, en TTL y HSS. La pregunta que todos nos hacíamos es ¿qué pueden introducir en una nueva versión para mejorar todo esto? Lo cierto es que los cambios son moderados, nada espectaculares, aunque sí interesantes, teniendo en cuenta que han mantenido el precio.

Cambios en el aspecto físico

De un primer vistazo, el flash parece prácticamente igual. Han pintado de negro los detalles cromados como la anilla del frontal y el tubo por el que se introduce el paraguas.

comparativa03

La anilla que bordea el cabezal del B1X es negra. A la derecha la cromada del B1.

También han cambiado la rueda de liberación para la basculación del flash. Precisamente, en referencia a esta última característica, en la versión del B1, el plástico se quedaba atascado ligeramente después de un tiempo, lo que generaba un ruido desagradable cuando lo movías. Ahora, en el B1X, la rueda es más ergonómica y el movimiento es más suave.

comparativa01

Rueda de basculación del flash. A la izquierda B1x y a la derecha B1.

Además,han modificado el tipo de letra de los números que indican la profundidad sobre la que colocas los modificadores de luz.

comparativa04

Cambios en el diseño y la tipografía de los números de la profundidad del modificador. A la izquierda B1X, a la derecha B1.

Y han eliminado las palabras “500 AIR TTL” de la parte posterior, bajo el control de potencia. En general, se podría decir que han modificado los faros del coche manteniendo la carrocería.

comparativa02

Botones de control.

La batería

Lamentablemente no he podido probar la nueva batería. Como ocurre en estas situaciones, a veces los productos de nueva tecnología tienen retraso y, aunque creo que ya está casi solucionado, ahora mismo el flash se distribuye con la batería antigua, asegurándote que te la cambian por la nueva en cuanto esté lista. La mal llamada antigua, es una batería estupenda con una autonomía más que aceptable, y se supone que la nueva tiene aún una mayor capacidad. El fabricante habla de 325 disparos a plena potencia, más que suficiente para una sesión productiva.

batería

La nueva batería del B1X tiene una autonomía de 325 disparos a máxima potencia.

La luz de modelado

La luz de modelado es un led de luz continua que, en principio, en un equipo de flash, sirve para pre-visualizar la iluminación (ver cómo, más o menos, va a quedar) o para ver y poder enfocar cómodamente, por ejemplo, en situaciones nocturnas. Sin embargo, para aquellos que hacen video, este led es relativamente válido para iluminar una escena y grabarla, con la ventaja de poder colocar cualquiera de los accesorios modificadores de luz de Profoto (ventanas, paraguas, etcétera).

El nuevo B1X, según las pruebas de medición con el fotómetro, tiene una luz de modelado de algo más del doble de potencia que el B1, es decir, podemos cerrar un paso y, quizá, un tercio más de diafragma o grabar con un paso y un tercio menos de sensibilidad cuando estemos realizando un video. La luz de modelado de led es una ventaja porque no se calienta tanto como las bombillas halógenas de otros modelos de flash. De hecho, muchos de los modificadores de luz para los modelos “off camera flash” están fabricados de plástico, un material más ligero y económico aunque no compatible con las luces de modelado de otros flashes de estudio de Profoto.

luz-modelado-b1x-vs-b1

A la izquierda, lectura de la luz de modelado del B1X; a la derecha la del B1 (un paso y una décima menor).

El problema del led surge a la hora de utilizar un fotómetro en la posición “medición a la espera” pues, es muy posible, que se reciba una lectura errónea antes de dar el destello. Esto es debido a que el led produce un parpadeo que el fotómetro entiende, erróneamente, como un destello. Para evitar este problema, el fabricante sugiere seleccionar la máxima potencia en la luz de modelado, lo que no es algo que resuelva de manera efectiva el problema (puede que esta luz contamine tu medición). Siempre puedes desactivarla antes de usar el fotómetro. Debo decir, en favor de la marca, que el problema no ocurre con todos los modelos de fotómetro, por ejemplo, el Sekonic L-858 detecta perfectamente el destello y obvia el parpadeo del led, supongo y deduzco que los fabricantes de fotómetros son conscientes del problema (el led es algo generalizado) y ya lo están solucionando.

El sistema HSS

El modo HSS surgió en la tecnología de los flashes de mano para solucionar un problema con los obturadores de plano focal. Este tipo de obturadores trabajan con dos cortinillas (primera y segunda) que se abren para dejar el sensor expuesto a la luz. Cuando la velocidad de obturación supera un límite (depende del modelo de cámara que estemos usando), al que llamamos velocidad máxima de sincronía, el sensor no se expone en toda su superficie al mismo tiempo, sino que, como si fuese una fotocopiadora, una ranura de luz (la ranura que hay entre la abertura de las dos cortinillas) barre el fotograma. Esta ranura se hace más pequeña o estrecha cuanto más superamos la velocidad máxima de sincronía (en la mayoría de las cámaras esta velocidad oscila entre 1/180 y 1/250).

El flash se dispara cuando el sensor está totalmente expuesto a la luz, es decir, cuando la primera cortinilla termina su recorrido. Sin embargo, superando la velocidad máxima de sincronía, el sensor nunca está totalmente expuesto y, cuando la primera cortinilla ha terminado su recorrido, la segunda ya ha comenzado a subir dejando una zona del sensor oculta sobre la que impacta el flash.

El sistema HSS resuelve este problema emitiendo un destello largo que dura todo el recorrido de la ranura, o múltiples destellos (con la misma función que un destello largo). Parte del destello va a parar a la cortinilla en lugar de al sensor lo que implica que habrá una pérdida de intensidad considerable que habrá que tener en cuenta para ajustar la potencia (cuando estemos en manual). Si vas a disparar en modo manual, a no ser que dispongas del último modelo de fotómetro de Sekonic, el L-858 con medición HSS, no vas a poder medir la exposición correctamente.

sekonic l-858 hss

El módelo de Sekonic L-858 puede realizar lecturas en HSS.

A día de hoy, el HSS de Profoto es de los más avanzados. Una de las ventajas es que puede hacer un ajuste de medición (reflejada) para calcular intensidades en HSS cuando trabajemos en modo manual ya que, como hemos comentado, la mayoría de los fotómetros no son capaces de calcular la intensidad real del destello. Para hacer esta medición, sólo tenemos que seleccionar, en el air remote, el modo TTL y hacer una foto para comprobar la exposición y compensar, si lo consideramos necesario.

compensación exposición ttl

Compensación de menos siete décimas en el Air Remote en el modo TTL.

La compensación aparece reflejada en la pantalla del flash.

compensacion b1x

Compensación de la exposición en TTL en la pantalla del B1X.

Después, pasamos al modo manual en el Air Remote TTL.

air remote ttl en manual

Al pasar desde TTL a modo manual en el Air Remote el Flash mantiene la potencia del último disparo.

La potencia calculada por el sistema TTL de tu última foto quedará reflejada en el flash.

potencia b1x

En la pantalla del B1X se muestra la potencia del último destello en TTL.

Con el modo HSS podemos disparar con diafragmas abiertos en exteriores sin el problema de superar la velocidad máxima de sincronía de nuestra cámara, por ejemplo, cuando queremos oscurecer un cielo. Este modo se puede emplear, en el B1X, tanto en TTL como en Manual, usando el disparador “air remote TTL”. La novedad es que, ahora, el rango de potencias con las que se puede trabajar en HSS, se amplía a la totalidad del flash. Antes de la actualización al 1BX, sólo era posible disparar entre las posiciones 7 y 10. El problema venía cuando necesitabas una potencia menor de 7. Lo cierto es que es un gran avance pues supone una mayor flexibilidad de trabajo. Es interesante que la mejora venga por la vía del firmware, porque, de esta manera, los usuarios que poseen un B1 pueden actualizarlo y obtener las mismas ventajas que tiene el 1BX (por cierto, las primeras versiones de este flash también requieren actualizarse para que esto funcione correctamente). Para poder aprovechar el nuevo HSS, también hay que actualizar el disparador “air remote TTL”.

Conclusión

El B1X es un flash muy versátil y potente pero no tan diferente del B1 como parece. Los cambios que aluden a la potencia hacen referencia a la autonomía de la nueva batería y a la luz de modelado. El resto de cambios no son significativos. Una rueda de basculación más ergonómica, unos cromados que se vuelven negros, y una tipología de letra ligeramente diferente en algunas zonas. Sí es interesante el cambio en el sistema HSS con una mayor flexibilidad de potencia, pero, como el propio fabricante indica, puedes actualizar tu B1 y tu sistema Air Remote TTL, y obtener las mismas ventajas. Si tuviera que mejorar algo, pediría a Profoto que añadiera la opción de enchufar el flash a la red eléctrica mediante algún tipo de accesorio (otros fabricantes lo ofrecen) pues se trata de un equipo con el que se trabaja perfectamente en estudio. Tanto el B1 como el B1X son dos soluciones ideales para el fotógrafo que requiera un equipo portátil, de gran potencia y autonomía, fácil manejo y construcción sólida y duradera.

El Profoto B1X se puede adquirir en dos kits: B1X 500 AirTTL To-Go Kit y B1X 500 AirTTL Location Kit (con uno y dos flashes respectivamente).

Presenta diferencias respecto a apariencia física, batería, luz de modelado y sistema HSS

Etiquetas: B1, B1X, Curso de fotografía, Flash de estudio, Flash Profoto B1, Flash Profoto B1X, Fotografía

Categorizado en: Información Test de equipo Tutoriales Vídeos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>